Cambio climático e innovación

Uno de los desafíos más grandes que el ser humano debe afrontar actualmente es el cambio climático que sufre el planeta. En los últimos 150 años, la concentración de gases que ocasionan el efecto invernadero se ha disparado a niveles muy altos. En especial se ha intensificado la emisión hacia la atmósfera de metano, dióxido de carbono y óxido nitroso. Problemas medioambientales de este tipo requieren que se tomen medidas colectivas, limitar las emisiones y motivar el desarrollo de nuevas energías. De manera que el cambio climático e innovación tecnológica van de la mano.

Efecto de la contaminación en el cambio climático

Los gases contaminantes emitidos por el uso de combustibles fósiles apresuran el cambio climático, al atrapar el calor en la atmósfera. Esto aumenta la temperatura promedio del planeta, ocasionando una modificación de los patrones e intensidad que traen las precipitaciones, flujos de aire y las corrientes marítimas. Todas estas alteraciones se resumen en la alteración del clima. Las fuentes principales del aumento de los gases que generan el efecto invernadero son las emisiones de estos mismos debido a las actividades del ser humano.

La necesidad de la tecnología en el cambio climático

Se requiere de innovación tecnológica a gran escala para poder reducir considerablemente las emisiones de gases con efecto invernadero a nivel mundial. Algunos de los pasos que se deben dar para lograrlo son:

  • Disminuir la demanda de energía en sectores de mayor importancia a nivel económico, tales como: Transporte, industria y edificios. Así se recorta la demanda de los combustibles fósiles.
  • Mejorar la forma en que se usa la energía, de manera que el grado de combustibles fósiles disminuye. Esto se traduce en menos emisiones de CO2.
  • Sustituir los combustibles fósiles con alto contenido de carbono por otras alternativas que posean menos carbono o su contenido sea nulo. Entre ellas se pueden mencionar: El gas natural, fuentes de energía renovables, energía nuclear, etc.
  • Captar y aislar todo el CO2 que es emitido al usar combustibles fósiles, impidiendo la liberación hacia la atmósfera.

¿Es posible el cambio climático a través de la innovación tecnológica?

El desarrollo y adopción de nuevas tecnologías, son dos aspectos esenciales de cualquier clase de respuesta al cambio climático. Pero la magnitud del cambio tecnológico requerido no se puede dar en un abrir y cerrar de ojos. Para alcanzar reducir sustancialmente las emisiones de CO2, se debe adaptar o cambiar centenares de centrales eléctricas, cientos de millones de electrodoméstico, millones de vehículos, sistemas de construcción, calefacción, iluminación, procesos y equipos industriales. Los cambios a esta escala tomarán mucho tiempo en producirse e implicarán una serie de fases que permitirán instaurar nuevas tecnologías.

Fases del cambio tecnológico

El proceso de cambio tecnológico debe pasar por diversos pasos. Entre las fases más comunes están:

  • Invención: Implica descubrir, crear conocimientos o prototipos nuevos.
  • Innovación: Formación de procesos o de productos comerciales mejorados o completamente nuevos.
  • Adopción: implantar la nueva tecnología.
  • Difusión: Uso generalizado y adopción de la tecnología.

Cambio climático e innovación: Importancia para el bienestar del hombre

Cualquiera que sea la estrategia que busque reducir sustancialmente las emisiones de gases tóxicos, exigirá dos acciones importantes. Primero implantar la tecnología de baja emisión que ya está disponible y segundo promover la innovación tecnológica que sea necesaria. En este sentido, en los últimos años se ha registrado un interés creciente en las maneras de impulsar esta clase de innovación. La investigación y el desarrollo juegan un papel importante en este proceso, también lo hace el ámbito gubernamental.